Cambiar de hábitos no es fácil y evitar actuar desde los deseos inmediatos tampoco. Partimos de este reconocimiento para proponerte diez sencillos pasos que puedes comenzar a practicar si deseas consumir moda de otra manera: disfrutándola, siendo cada vez más responsable y poniendo tu granito de arena para revertir la crisis climática actual. Estamos a tiempo, pero no hay tiempo que perder así que…

1. Hazte preguntas

¿Lo necesito? ¿Me lo pueden prestar? ¿Puedo encontrarlo de segunda mano?… Elige bien las cuestiones que te haces y sé honesta contigo misma. Es muy probable que sea el primer paso para un consumo responsable.

¿Por dónde empiezo? Sin dudarlo, por #Adoptaunaprenda, la tienda online que busca dar una segunda vida a prendas en desuso y “recuperar su valor emocional” para fomentar el consumo consciente.

2. Posiciónate

Es difícil que a estas alturas no tengas conciencia de que la industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta: a diario conocemos datos como que para hacer una simple camiseta se necesitan 2.700 litros de agua y para fabricar un vaquero 3.000… Pasar de la conciencia a la posición es una decisión. Elige la tuya.

¿Por dónde empiezo? Noisno es una marca de camisetas con enfoque social en la que cada bolsillo cuenta una historia y sus colecciones destinan un 20 por ciento de los beneficios a distintas causas.

3. Repite

De media, nos ponemos las prendas que llenan nuestros armarios unas 7 veces. Hay mil maneras de combinar una americana y seguro que apenas te has puesto esa falda que compraste el año pasado. Toca cogerle gusto a repetir modelo, si lo hacen las royals ¿cómo no vas a hacerlo tú?

¿Por dónde empiezo? Hay iniciativas como la que propone Green Carpet Challenge, ideada por Livia Giuggioli, que te invitan a no comprar nada que no creas que vas a ponerte al menos en 30 ocasiones.

4. Apuesta por la artesanía

Un par de zapatos 20 euros duran apenas una temporada y es posible que gastarte 10 veces más en unos hechos a mano, te frene. Pero haz las cuentas: esos zapatos de 200 euros van a durarte un par de décadas.

¿Por dónde empiezo? España tiene buena salud artesanal y son muchas las marcas que llevan décadas ofreciéndonos productos hechos a mano. también hay propuestas nuevas como Tita Madrid. “Los Tita” son bolsos para toda la vida

5. Sé tú misma…

Actualmente, los ciclos de la moda rápida generan hasta 52 micro-temporadas al año y hasta el 40 por ciento de lo que compramos no nos lo ponemos por diversos motivos, entre ellos, que las prendas se “viralizan” y dejan de interesarnos ¿No estás harta de ver vestidos que se multiplican en las pantallas y en la oficina? Hay un camino directo a una moda menos masificada: está en las pequeñas marcas que no producen en cantidades industriales, fabrican localmente e integran la sostenibilidad en sus planteamientos.

¿Por dónde empiezo? Eco, cruelty free, sostenible y saludable, Hupit hace moda femenina libre de tóxicos, con diseños en los que se aprecia el cariño y el cuidado.

6. …O sé clásica

Los armarios cápsula surgieron en los años 70 del siglo pasado, cuando el auge del prêt-à-porter comenzó a abarrotar los armarios en algo parecido al antecedente de la moda rápida. Su antítesis son los básicos de buena calidad que no pasan de moda y suelen durar más tiempo porque siempre tienen encaje con una prenda de tendencia. Hay distintas recetas pero los expertos coinciden en que puedes ir bien vestida con apenas 12-15 prendas atemporales que solo deben tener algo en común: combinar bien entre ellas.

¿Por dónde empiezo? Piensa cómo diseñar tu propio fondo de armario e invierte en básicos de calidad. Puedes empezar por un buen jersey, un abrigo clásico y unos pantalones bien cortados. El sito para buscar tus básicos es la escandinava Our Legacy.

7. Ama lo vintage

Según la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil solo en España, cada persona compra de media 34 nuevas piezas y se deshace de entre 10 y 14 kilos de ropa usada al año. Hay criterios diferentes frente a lo que es vintage o no: para unos, una prenda ha de tener más de 10 años. Para otros, vintage es todo a lo que podamos darle una segunda oportunidad.

¿Por dónde empiezo? Por escudriñar tu armario para hacer una clasificación de lo que te te quedarás para reutilizarlo orgullosa y de lo que regalarás, revenderás, reciclarás o donarás y buscar inspiración en marcas como Lola Spector o Arizona Vintage.

8. Sigue el ejemplo

Hace algunos meses que escuchamos hablar del Köpskam, término sueco que representa la “vergüenza” por comprar ropa. Una alternativa antes de arrojarte en brazos de la nunca positiva culpa, puede ser aficionarte a seguir las historias de personas que han decidido no comprar ropa durante un periodo determinado de tiempo o, al menos, no comprar tanta.

¿Por dónde empiezo? Uno de los casos más conocidos en nuestro país es el de la estilista Cyntia Bagué, que pasó un año entero sin comprar ropa. También pueden inspirarte las historia de Tania Arrayales, la editora de moda Hannah Rochell’s o la de Marina Testino, que tras un año combinando un traje rojo se ha pasado al amarillo.

9. Lee las etiquetas

Según un estudio de Lifestyle Monitor el 43 por ciento de los compradores revisan las etiquetas antes de comprar sus prendas de vestir en busca de información que guíe su decisión de compra. Y, aunque falta mucho para que las etiquetas de la ropa que compramos tengan información completa y detallada ya podemos fijarnos en algunos aspectos.

¿Por dónde empiezo? La etiqueta GOTS es el estándar que garantiza la certificación textil ecológica; Fair Share repercute en las condiciones de trabajo de los productores de la ropa que compramos. Aquí tienes más información sobre los símbolos en los que puedes fijarte.

10. Busca un reto que puedas cumplir

Acabamos como empezamos: reconociendo que no es sencillo comprometerse con un cambio de hábitos. Sin embargo, tampoco es tiempo de excesiva indulgencia así que te proponemos que busques tu reto, el que se ajuste más a tus posibilidades y con el que quieras comprometerte.

¿Por dónde empiezo? Si el reto más global, el movimiento Buy Nothing New, es demasiado para empezar puedes comenzar por echar un vistazo a Proyect 333, el compromiso que te invita a usar 33 prendas durante 3 meses. O mejor, propón el tuyo y consigue extenderlo en tu entorno.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here